Todos nos hemos encontrado alguna vez algún palé de madera cerca de un almacén, una obra o en cualquier otra área de acumulación de residuos. Y seguramente, alguna vez se nos ha pasado por la cabeza darles un segundo uso y elaborar una mesa, una vitrina o una cama para nuestra mascota.

Que la decoración con palés de madera está de moda, no es un secreto. Pero lo que quizás no sabías es que no es muy recomendable reutilizarlos si no han sido previamente tratados, y menos si nuestra idea es meterlos en casa.

Hoy en Greenpal, empresa dedicada a la compra-venta de palés en Andalucía, os contamos algunos motivos por los que no deberías reutilizar palés de madera sin saber si han sido debidamente tratados y están en perfectas condiciones para un segundo uso.

¿A qué inconvenientes podemos enfrentarnos?

  • Pueden contener polillas

Los palés de madera suelen estar sometidos a condiciones que los hacen especialmente sensibles a plagas de insectos. Termitas, nematomodos de la madera de pino, polillas, etc, pueden albergar en su interior pero es muy difícil percibirlo a simple vista.

Por ello, si no queremos arriesgarnos y contaminar el resto de muebles de nuestra vivienda, deberíamos comprar los productos adecuados y tratarlos previamente.

  • Calidad inferior

A veces, la calidad de los palés utilizados en almacenes es baja y no siempre está certificada. En Greenpal, somos especialistas en el mantenimiento y reparación de palés usados, y nos encargamos de que queden en perfectas condiciones para su reutilización.

  • Alto coste económico del tratamiento de la madera

Comprar por nuestra cuenta todos los productos y materiales para el lijado y tratamiento de la madera, puede resultar mucho menos rentable económicamente que adquirir un palé en una empresa que te ofrece todas las garantías de salubridad y calidad.

  • Desconocemos su procedencia

Hasta el año 2005, los palés de madera eran tratados con  bromuro de metilo, un compuesto altamente tóxico. El tratamiento fue prohibido en EE.UU y Europa dado que no podían averiguar cuál sería el destino y uso final de los palés.

La nueva normativa, conocida como IPPC, es obligatoria desde entonces en todos los países que utilizan sus palés para la exportación internacional.

En Greenpal, basamos nuestro modelo de producción en los principios de economía circular para reducir la huella ambiental. Trabajamos con precios muy competitivos. ¡Llámenos!